fbpx

Saludable

BIENESTAR FEMENINO, 100% ALGODÓN
Según estudios publicados entre un 10% y un 15% de las consultas ginecológicas se deben a patologías o molestias vulvares. Además, un buen número de estas patologías pueden afectar muy seriamente la calidad de vida de las mujeres. Es por ese motivo que nuestra higiene íntima debe ser una de nuestras mayores preocupaciones, ya que muchas de estas molestias pueden venir provocadas por una higiene incorrecta o por el uso de productos no convenientes para nuestra piel.

Escoge bien los productos destinados a tu higiene íntima

Durante su vida fértil, una mujer va a utilizar más de 20.000 compresas, protegeslips y/o tampones.

Por eso es muy importante conocer bien su composición para escoger los más adecuados para nuestra piel.

Si revisas la composición de tu maquillaje, cremas, etc. para evitar sequedades, descamaciones y/o alergias, comprueba también la composición de los productos destinados a tu higiene íntima, recuerda que utilizando productos de algodón evitarás los riesgos de irritaciones, picores y alergias.

El algodón es una fibra natural que tiene unas excepcionales características, muy beneficiosas para la higiene femenina.

  • Es compatible con el PH fisiológico, no altera la acidez natural de la mucosa vaginal.
  • El algodón es transpirable, retiene el flujo y permite el paso del aire a través de sus fibras.
  • Tacto suave y agradable a la piel.
  • Hipoalergénico, ayuda a prevenir los riesgos de irritaciones, picores y alergias.

EL CUIDADO DE LA SALUD, NUESTRO PRINCIPAL OBJETIVO


Nuestra misión es ofrecer a cada mujer una ALTERNATIVA MÁS SALUDABLE, NATURAL y ECOLÓGICA PARA SU HIGIENE ÍNTIMA

La irritación vulvo-vaginal

Todos nuestros productos están elaborados con puro algodón ecológico certificado.

Cada vez más mujeres sufren de irritación vulvo-vaginal (picores, escozores, etc.) en muchas ocasiones causada por el uso de productos de higiene femenina elaborados con celulosa, viscosa, perfumes, polímeros superabsorbentes y demás productos petroquímicos, que muchas pieles sensibles no toleran.

La falta de transpiración de estos productos, agravada por el hábito del uso diario del protegeslips, puede llegar a crear un microclima de calor y humedad que favorece la proliferación de bacterias, hongos e irritaciones.

La irritación vulvo-vaginal se puede manifestar en cualquier edad de la mujer, pero suele ser más frecuente durante su periodo fértil.

Las modas actuales también favorecen la aparición de todo tipo de irritación vulvo-vaginal.

  • Uso diario de Protegeslips de Plástico
  • Pantalones Ajustados
  • Tanga y ropa interior sintética
  • Depilaciones: brasileña, caribeña…

Ejercicios Kegel para el suelo pélvico


¿Alguna vez has oído hablar de los ejercicios Kegel y sus beneficios para el suelo pélvico? En 1940, el ginecólogo Arnold Kegel desarrolló esta práctica para sus pacientes con el fin de que fortaleciesen la fisiología pélvica y los músculos involucrados.

Aún a día de hoy se siguen practicando como prevención y tratamiento de la debilidad del suelo pélvico, sobre todo en mujeres.

El grupo de músculos y ligamentos ubicados en la región pélvica pierden fuerza, al igual que otros músculos que no se ejercitan, y pueden traer consecuencias como incontinencia urinaria al reír, estornudar o toser, urgencia por ir al baño cada poco tiempo, incontinencia fecal o gases, prolapsos (descenso de órganos intraabdominales) o pérdida de sensibilidad durante las relaciones sexuales, entre otras. Por eso, empezar a practicar los ejercicios Kegel cuanto antes es muy importante para mejorar la calidad de vida, especialmente en las etapas más maduras.

¿Cómo hacer los ejercicios Kegel?

Se debe de pensar en estos ejercicios como la gimnasia ideal para los músculos del suelo pélvico. Así que lo primero es identificar de cuáles estamos hablando. Técnicamente, hay tres músculos involucrados que son: el anillo que rodea el ano, el anillo que rodea la vagina y el anillo que rodea la uretra, que controla la micción. Una manera fácil de percatarse de ellos es detener voluntariamente el flujo al orinar. Cuando los tengas identificados puedes empezar con la gimnasia de Kegel.

Todos estos ejercicios se basan en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico para fortalecer y ganar control sobre ellos. Las dos posturas básicas en las que se puede empezar a practicar los ejercicios de Kegel son acostada boca arriba o sentada en el borde de una silla.

  • Acostada: túmbate boca arriba sobre una superficie cómoda, apoyando las plantas de tus pies en el suelo. Eleva la cadera y al mismo tiempo contrae los músculos de tu suelo pélvico. Mantén la contracción unos 5 segundos y luego baja y descansa durante 5 segundos. Repite varias veces aumentando progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Comienza con 5 segundos, luego 10, 15… hasta llegar a los 20.
  • Sentada: ubícate al borde de una silla con las piernas ligeramente separadas y las manos en las rodillas. Tu espalda debe permanecer recta. Contrae los músculos de tu suelo pélvico con fuerza durante unos segundos y luego relaja. Haz 3 series de 10 contracciones, dos veces al día.

A medida que se avanza en la práctica se puede empezar a variar la postura en la que se realizan estos ejercicios. Por ejemplo: puedes hacerlos, de pie, en cuadrupedia, acostada de lado, de cuclillas, etc… Cada nueva posición te permite retomar consciencia sobre la musculatura y seguir avanzando para prevenir o aliviar los síntomas de la debilidad pélvica.

Estoy embarazada, ¿puedo practicar los ejercicios Kegel?

¡Por supuesto! Una de las causas principales del debilitamiento de la zona pélvica es el parto. Por eso, durante el embarazo, los ejercicios de Kegel son especialmente recomendados para fortalecer el suelo pélvico y evitar que el tono muscular de la vagina quede muy afectado. Hacerlo durante y después del embarazo puede aportar dos grandes beneficios:

  • Controlar mejor la vejiga: Los Kegel ayudan a no perder el control de la vejiga en las etapas más avanzadas de la gestación. Muchas mujeres experimentan pérdidas de orina durante el embarazo o después del parto (especialmente si es vía vaginal), así que los ejercicios de suelo pélvico pueden ayudar a tratar problemas de incontinencia.
  • Prevenir el prolapso: Una de las consecuencias fisiológicas más comunes del parto vaginal es el prolapso (descenso del útero, la uretra y/o el intestino). Esto causa presión sobre la vagina y produce una sensación muy incómoda de tirantez. Cuando ocurre, a menudo los ejercicios de Kegel se recomiendan para fortalecer el soporte de los órganos pélvicos y evitar una cirugía.

Complementa la práctica con las bolas chinas para suelo pélvico


Tanto si estás embarazada como si no, las bolas chinas pueden ayudar a potenciar la práctica gracias a su efecto de vibración. Estos artefactos son ejercitadores muy útiles que se pueden usar mientras realizas los ejercicios Kegel. Su mecanismo consiste en una bolita metálica dentro de una más grande (usualmente hecha de silicona médica), que se mueve cuando tú lo haces y golpea los músculos en el interior de tu vagina. Como consecuencia, se consigue más tono muscular. Eso sí, para que funcionen debes ser constante (entre 15 y 30 minutos diarios).

Empieza a practicar estos ejercicios desde ahora y podrás evitar muchas situaciones molestas e incómodas en un futuro. Invierte en tu bienestar y podrás disfrutar de una vida más feliz y saludable.